IGLESIA PARROQUIAL

Capellanía de San Claudio.
Así lo reza la tradición. San Claudio era hijo de San Marcelo, militares y mártires ambos, pero la indumentaria y efigie, realmente sugieren la figura de San Marcelo, por lo que siempre se ha tenido por ésto último, incluso añadiendo que "Claudio" es nombre cristiano de San Marcelo.
En el año 1807 se trasladó la celebración de los oficios religiosos a este templo desde la antigua iglesia parroquial, la de Nuestra Señora, que había sido la del Monasterio de Santa Leocadia Catinera.
Dentro de la jurisdición de Quintana de Fuseros, desde finales del siglo 14, coexistía el coto industrial de las Herrerías de Marciel, que, ida a menos su actividad, a finales del siglo 18 era considerado como un barrio anejo, celebrando los oficios como feligreses de Quintana, y recibiendo sepultura en el mismo recinto del Fontanal.
El traslado fue costoso por la oposición de los vecinos al imperioso deseo del párroco. Prueba de ello es el préstamo que desde antes del año 1753 pagaban los vecinos:

«...Al capitulo Veinte y Seis respondieron paga este Comun mancomundamente con los vecinos y Concejo de dicho Lugar de Quintana nueve reales y treinta mrvs Vln. en cada un año de reditos al conbento de Religiosas de Santispiritus de la Ciudad de Astorga por un Censo redimible de treinta ducados de Capital que se impusieron y Fundaron para litigar un pleito contra el Cura Parrocho de dicho lugar y el de Quintana sobre la mutacion y remozion de la Yglesia Parroquial de el; »

* Preguntas y respuestas, Censo de Contribuciones 1753.
* Los del barrio de las Herrerías de Marciel escotaron aquel año 9 reales de vellón con 30 maravedíes.


La imaginería proviene de las ermitas y templos de Quintana de Fuseros desaparecidos.






El templo parroquial

© 2003-2015 Ovidio Molinero Segura