El Bierzo - León

SANTA LEOCADIA CATINERA

En Quintana de Fuseros proliferan nombres de lugares eremíticos, aledaños al pueblo, como los de las ermitas de San Adrián, Santa Lucía, San Esteban, el Santo Cristo o la campa de la ermita del Patrón Santiago. Pero donde se desarrolló una auténtica vida monacal fue en el monasterio de Santa Leocadia, en el lugar del Fontanal, cuyo templo fue posteriormente la iglesia parroquial de Quintana de Fuseros y su anejo, el coto de las Herrerías de Marciel, hasta el año 1807.

El tiempo ha conservado su derruido campanario y topónimos alusivos a él, como Reguera de la Iglesia o Eras de Frades. Estaba en el paraje del Fontanal.

   Referencias:

Tumbo Negro de Astorga:

"- Donación a Santa Leocadia el año 1045 de cinco hermanos llamados Domingo, Susana, Jeremías, Vellita y Nonido. Los bienes están en Cabanillas y en Fuseros. (T.N. nº 430).
- En 1072 Meninto y su esposa Gontina dan a Santa Leocadia su heredad en Fuseros (T.N. nº 425).
- En 1088 un tal Ziti Minelez dona a Santa Leocadia sus heredades en Fuseros en el término de Llavallolos. "

El término de "Llavallolos" está al lado de Eras de Frades, donde se encuentran los depósitos del agua potable de Quintana. Deriva del latino lavare y hace clara referencia, entre otros muchos topónimos, como Llavallos, Llavales, Llaviega, Carrallavada, Lavandera..., a las explotaciones auríferas mediante el lavado y erosión de montañas y grandes masas de tierra.

Archivo Histórico Nacional:

- "El Códice 1197B del A.H.N. traduce, entre otros muchos documentos relativos al Monasterio de Santa Leocadia, una  donación del año 988 de un tal Murchi, "... de toda su heredad en FUSEROS".
- En el  mismo Códice antes citado, se traduce resumida otra donación al mismo monasterio berciano fechada en el año 1118  en la que un tal Gonzalo Jalez  "dona una heredad en IGONA, que ahora se llama IGÜEÑA, " ...".

Biblioteca Nacional:

"- Donación anterior a 1011 a Santa Leocadia (M.S. 4357 B.N.fol. 126, escritura nº 448), dice en castellano: «...la villa de LOSADA entre el Sil y el Arlanza...»" (M.S. manuscrito). Cita empleada por el autor de Pueblos y Ríos Bercianos para señalar que, aparte de la donación al monasterio de santa Leocadia en Losada, el río que se viene llamando Noceda, históricamente es río Arlanza.

*Jesús García García -PUEBLOS Y RIOS BERCIANOS - (Ponferrada 1994).


Esta documentación es la que nos hace situar cerca de o en Fuseros el monasterio de Santa Leocadia, no apareciendo en la misma el nombre de Quintana, ya que ésta villa surge en la segunda mitad del siglo XII. Además, en la iglesia de Quintana
de Fuseros se encuentran las imágenes de Santa Leocadia y San Genadio.

En un intento de ubicarlo se le menciona como el monasterio de Santa Leocadia de Castañeda situándolo en las márgenes del Sil, en el pueblo de su nombre, sin embargo existen muchos pueblos que se pusieron bajo su patrocinio cuando su cuerpo fue trasladado desde Toledo a Oviedo, ante la invasión árabe.

Obsérvese su nombre «Catinera», de catino, cuenco,

escudilla, plato, instrumento para socorrer al pobre.

Según San Genadio se sabe que fue fundado por los bienaventurados Valerio y Moisés, también el de San Cipriano, cenobios en los que colocaron las reliquias de la mártir orensana Santa Marina.

A la muerte de los fundadores los monjes se dividen y el obispo Indisclo lo convierte en una parroquia de la diócesis.

El obispo Indisclo y el conde Gatón fueron los repobladores de la Cepeda, Astorga y Zamora con gente del Bierzo, siguiendo el viejo Camino de Santiago y abarcando la jurisdicción diocesana. En este monasterio pernoctaban los peregrinos jacobeos que llegaban desde Asturias y las Omañas por Fasgar y Colinas,y los confluyentes en Astorga, por la Cepeda. Ambos caminos, parte del viejo Camino Jacobeo, se juntaban en la Cruz Alta o Cercenada, decapitada por las huestes de Almanzor en el año 997, y de la que es homóloga la llamada Cruz de Ferro. El viejo camino, que entraba en el Bierzo por Almagarinos y Quintana de Fuseros, no se volvió a reconstruir.

Para que el obispo lo convirtiese en parroquia debía estar junto a una población grande, y próxima estaba la Villa de Taurón, capital de la Tenencia del Boeza, de la que era titular el conde Gatón y posterior herencia de su hijo Genadio.

Siendo obispo San Genadio, lo restaura y, a parte de seguir siendo parroquia, restablece en él la vida monacal, dotándolo con nuevas posesiones, que siendo de la tenencia o parte del condado heredado, se desprende que de él dependían el de San Cipriano, en Noceda, y el de San Juan Bautista, en Toreno.



El templo del monasterio de Santa Leocadia fue la iglesia parroquial de Quintana de Fuseros y del Coto de las Herrerías de Marciel hasta el año 1807, cuando se trasladó la celebración de los Oficios religiosos a la capellanía de San Claudio, que es la iglesia actual.

©2003 - 2015 Ovidio Molinero Segura