El Bierzo - León

  LA CRUZ CERCENADA  


Era la CRUZ ALTA precedente de las cruces y cruceiros del camino Original a Compostela.
Fue destruida por las tropas musulmanas dirigidas por un lugarteniente de Almanzor en el año 997.
Desde entonces el lugar de su ubicación se llama CRUZ CERCENADA.

V.

 

La Cruz Cercenada

Llegado Almanzor al poder musulmán, deseoso de infligir un ejemplar castigo a la cristiandad y para que el eco de su victoria se extendiera por todo el orbe cristiano, eligió el Camino de Santiago, cuya trascendencia traspasaba las fronteras de España.

Su expedición hasta la ciudad de Santiago de Compostela fue devastadora, las ciudades, pueblos, iglesias y monasterios de la ruta jacobea fueron arrasados, y, entre ellos, Astorga, la Villa de Taurón (Interamnium Flavium) y Castro Ventosa (Bérgidum).

El estrago y la ruina originados por el despecho de Almanzor acrecentó aun más el fervor de los cristianos que afluían sin cesar hacia la tumba del Apóstol.


La tradición, recogida en el Libro IV del Códice Calixtino (s. XII), marca la peregrinación por el "Camino de las Estrellas" convirtiendo el camino de los druidas conducidos por el Oeste hasta el final del mundo conocido, hasta Finis Terre, hasta el céltico Mar de los Muertos, es el Camino de Santiago o de la Vía Láctea.

De otra manera, y ambas buscando propagar la espiritual virtud de la peregrinación, la "Leyenda Aurea" indica por tierra el Camino de los peregrinos por la ruta que el apóstol Santiago siguió hacia Cesareaugusta hasta su regreso a Jerusalén, ruta que desde Iria Flavia, por Aquis Celenis, por Lucus Augusti, por Bérgido, por Interamnium Flavium, Legio VII, Numancia, Clunia llegaba hasta Zaragoza.

Dejando de lado las dudas y discusiones sobre la presencia de Santiago el Mayor o Jacobo el de Zebedeo en España, lo cierto es que los peregrinos yendo a Compostela cruzaban el Bierzo siguiendo el camino trazado sobre la Vía Nova romana, por lo que partiendo desde Astorga pasaban por Interamnium Flavium y Bergidum, continuando por el itinerario y huellas de la Vía Antigua por Villafranca hacia Lugo y Santiago de Compostela.

El camino hacia el apostólico sepulcro se dirigía por los pueblos de la Cepeda, Villagatón, Brañuelas, por las Bárcenas y Almagarinos subiendo la Pasada de Boeza y por entre los deslindes de éste,

Rodrigatos e Igüeña, hacia la Cruz Cercenada, que se halla entre éstos y Quintana de Fuseros junto al monasterio de San Martino, yendo a Quintana de Fuseros, Cabanillas, San Justo por la orilla del río de Refueyos, que nace en la Burga de Quintana; pasaba por la zona de la Quilosa de Arlanza, y seguía por los pueblos de Losada, Rodanillo, Cobrana, Congosto, por los anegados Posada y Bárcena, y por Posadina, Cubillos, Cabañas, Magaz y Cacabelos.

        Curiosamente y como consecuencia de las repoblaciones del condeGatóny el obispo Indisclo, se repiten al Este y Oeste de la Cruz Cercenada nombres de topónimos o pueblos símiles o cognominados, como Magaz, Bárcena o Bárcenas, Rodrigatos y Rodanillo, y los parajes de Rodaniellos en Almagarinos y las Bárcenas entre éste y Brañuelas.

        Igual que los citados, se codean con el nombre de Quintana nueve veces en la provincia de León: Quintana de Fuseros, Quintana de Fon (entre Astorga y Q. del Castillo), Quintana de Rueda (Gradefes), Quintana de la Peña (Cistierna), Quintana de Raneros (camino de León), Quintana del Castillo (la Cepeda), Quintana del Marco (entre Astorga y la Bañeza), como Quintana y Congosto, y Quintana del Monte (Gradefes).

        Debemos añadir Qintela cercana a Balboa para completar las diez cohortes de la Legión Romana V Alaude reforzando a Legio VII y dominando desde el Esla hasta el Navia, fronteras de las diseminadas tribus astures.

Vías romanas: marítima, militar, nova


Un monje, Beato de Liébana, que compuso un himno litúrgico entre 783 y 788 dedicado a Mauregato en el que se invoca a Santiago como cabeza de España, fue quien propagó la creencia en el patronazgo y la evangelización de España por el Apóstol Santiago, iniciándose entre los cristianos del norte de la Península una unidad sentimental y religiosa en la lucha contra los musulmanes y convirtiendo al Apóstol en caudillo al frente de las tropas cristianas en muchas batallas.


"¡Oh Apóstol dignísimo y santísimo,      cabeza refulgente y dorada de Hispania, defensor poderoso y paterno especialísimo!"


Se propagaron con las pláticas y sermones las eventuales iluminaciones de Beato, abad del monasterio de Sto. Toribio de Liébana, que escribió los "Comentarios al Apocalipsis" con el fin de ejemplarizar a sus monjes ante la creencia de la próxima llegada del fin del mundo, pensando que acaecería hacia el año 800, así como, pasada la fecha sobrecogedora del horizonte del mundo, se hicieron sucesivas copias en los diversos monasterios del norte hispano de sus Comentarios, conforme se iba repitiendo dicha creencia, recordando la imposición del bien sobre el mal.

Santiago, imagen de la desaparecida ermita de Los Mozones




Imagen de Santiago procedente de la ermita del Patrón Santiago, compartida por los pueblos de Quintana de Fuseros y Boeza, en el lugar de los Mozones.
    Perdida la celebración de la romería, en consenso particular entre ambas poblaciones, la estatua pasó a la iglesia de Boeza y, la campa, para el pueblo de Quintana.

A partir del año 813, tras la fabulosa o real aparición del cuerpo del Apóstol en el castro céltico de Amaea, el culto jacobeo se extendió con vigorosa savia por todo el mundo cristiano después de la comunicación del hallazgo por Teodomiro, obispo de Iria Flavia, al rey de Asturias Alfonso II el Casto, quien a su vez lo notificó al papa León III y al emperador Carlomagno.


CRUZ ALTA, precedente de las cruces y cruceiros del camino Original a Compostela. Destruida por las tropas musulmanas dirigidas por un lugarteniente de Almanzor en el año 997. Desde entonces el lugar de su ubicación se llama CRUZ CERCENADA.

Alfonso II peregrinó hasta al sepulcro jacobeo fundando tres iglesias, una dedicada a Santiago a la que dotó con el señorío de las tierras circundantes, otra a San Juan Evangelista y una tercera dedicada al Salvador, a San Pedro y a San Juan Evangelista, en la que se instaló una comunidad de monjes benedictinos para encargarse del cuidado de la tumba y el mantenimiento del culto del Apóstol.

Ya desde estos primeros años comienzan a afluir peregrinos de paises lejanos y, cuenta la leyenda del "Pseudo Turpín", que el emperador Carlomagno (768-814) arribó entre los primeros, pues una noche, comenzó a intrigarse por un camino de estrellas que contempló en el cielo y que desde Aquisgrán pasando por las Galias y Navarra, finalizaba en el Finisterre hispano. En ello, en un sueño Santiago le dijo: "El camino estrellado que has visto en

el cielo significa que marcharás a Galicia al frente de un gran ejército para librar mi sepulcro del dominio sarraceno, y que, después de tí , todos los pueblos irán allí en peregrinación pregonando las maravillas de Dios, hasta la consumación de los siglos". Continúa la leyenda relatando cómo Carlomagno derrota a los musulmanes y se postra ante el sepulcro del Apóstol. A la muerte del emperador de Occidente sobre su relicario se dibujaron dos regueros de estrellas en memoria de esta peregrinación.

Esta pseudohistoria, recogida en el Libro IV del Códice Calixtino (s. XII), marca la peregrinación por el "Camino de las Estrellas" convirtiendo el camino de los druidas conducidos por el Oeste hasta el final del mundo conocido, hasta Finis Terre, hasta el céltico Mar de los Muertos, es el Camino de Santiago o de la Vía Láctea.

Fue Beato el hombre que inventó el Camino de Santiago.

Encapsulada en su mente iluminada la idea de Santiago como Patrón de España, se fue transformando en lo que es hoy, si bien el Camino Original, en referencia al marcado por la "Leyenda Aurea" en el regreso del apóstol a Jerusalén para acompañar a la Virgen María, próxima a su Asunción al Cielo en carne mortal, ya que en traslación lo visitó sobre el pilar para pedirle su regreso a Jerusalén al fin de acompañarla en sus últimos momentos, fue por las vías que formaban la infraestructura del momento.

Por ello es más cierto que se dirigiera por el camino militar romano hasta Zaragoza sin pasar por Astorga, ya que Astúrica es fruto de Augusto en el año 14 a.e.c.

La Vía Nova se construyó en el año 72 de la e.c., siendo la muerte de Santiago martirizado y cercenada su cabeza por la espada de Herodes Agripa en Jerusalén en el año 43 de la e.c., por predicar la fe de Cristo en esta ciudad mientras acompañaba a la Virgen María en los últimos momentos terrenales, como otros apóstoles.

Significativo es también que, con la transición del tiempo, se marcaran derivaciones más cortas.

La primera se dirigía por Lugo; la segunda se direccionaba en Cebreiro por Samos, con acogida en el monasterio de San Julián, y, la tercera, tornaba el rumbo hacia Compostela ya en Cacabelos por Orense.

Esto redunda en que el camino, a parte de ser devoción, se convirtió en penitencia, siendo el trayecto, más largo, de mediana dificultad , o menor, conforme al grado disciplinante.

Los símbolos e insignias fueron surgiendo, como la concha de la vieira, una A repetida sobre sí misma, como un compás en secuencias de menor apertura a mayor extensión; la de la calabaza, símbolo del infinito,, de la Omega y, el báculo o bastón, poyo, ayuda y cuidado para andar el camino.

Estas alegorías se perpetuaron en la Cruz de Alfonso III el Magno, "Alfa y Omega", Cruz insertada en la Cruz Alta, tau que pasó a formar parte identificativa en la túnica templaria, y el báculo, símil al de la sede episcopal astorgana.


Santiago Compostela                  ermita Patrón Quintana y Boeza                 S. Genadio                                Obispo Astorga


©2003 - 2015 Ovidio Molinero Segura